Porqué Conca del Riu Anoia

Cuando se creó el cava en 1872, nuestros antepasados pensaban en un world class sparkling wine. Por esto Josep Raventós Fatjó innovó con Xarel·los procedentes de las mismas viñas de donde procede La Finca; conocedor ya del gran potencial de esta uva, la estructura mineral de nuestros suelos, y más importante aún, sabiendo que para ser un world Class tienes que ser auténtico. En 1888 Manuel Raventós Doménech creó el cuaje del espumoso del Penedès solo con variedades autóctonas: Macabeu, Xarel·lo y Parellada.
Después de 150 años, CAVA se ha convertido en una DO orientada al volumen sin identidad geográfica propia, en términos de clima y suelos; así como con unos estándares de viticultura muy bajos.
Como sabes, Raventós i Blanc se creó para dar sentido a una finca donde, desde 1497, se cultiva la vid; y continuando la historia de una tradición vitícola familiar de más de 20 generaciones. Su fundador, Josep María Raventós i Blanc pensó en un concepto de máxima proximidad entre NATURALEZA Y HOMBRE recuperando la idea de la pagesía catalana, una masía arraigada a una finca.
Queremos recuperar los pasados perdidos de esta vida en la Masía tradicional del Penedès, esta viticultura payesa, en que la tierra, las plantas, los animales y el hombre trabajan conjuntamente en un ecosistema agrícola.
Creemos que existe una oportunidad para vinos sinceros, fruto de una finca, de un clima concreto, de unas variedades autóctonas, y de una viticultura exigente, precisa y respetuosa.
Por este motivo, en noviembre 2012 decidimos dejar la Do Cava.