La Plana
El Lago
Clos del Serral
Serral
Barbera

La Finca Parcela a Parcela

Las viñas de la PLANA, de orientación norte/noreste y suelos profundos, son parcelas muy frescas donde las viñas tienen todo lo necesario para trabajar bien a lo largo de todo su ciclo vegetativo y llegamos al nivel óptimo de maduración manteniendo la acidez hasta el final. Tenemos plantado Xarel.lo y Macabeo que marcan la personalidad de nuestro vino espumoso De la Finca. En la zona del LLAC, con orientación Norte, tenemos las variedades Xarel.lo (1978). En sus suelos encontramos dos horizontes que compiten. En superficie, 80 a 100 cm de arcillas rojas que van liberando el agua a lo largo de todo el ciclo, aportando el frescor que necesita la planta. En profundidad, encontramos la roca madre calcárea con cantos rodados incrustados que limitan la reserva hídrica, dando más estructura a las uvas de esta parcela. De aquí producimos nuestro vino espumoso con más estructura. La influencia del lago atempera las condiciones climáticas evitando los golpes de calor y favoreciendo la lenta maduración. El CLOS DEL SERRAL, es la zona más alta de la ladera norte del Serral, la de mayor pendiente y la más cercana a la masa boscosa del Serral, que le proporciona sombra en las horas más cálidas del día, es nuestra parcela por excelencia, las más fresca y la que nos permite el Xarel.lo de ciclo vegetativo más largo, siempre el último en entrar a la bodega. Xarel.lo plantado en 1954, el más emblemático, cultivado en vaso de porte alto y con postes de madera para subir la vegetación. Con dos tipos de suelos distintos, arcilla sobre subsuelo profundo arenoso limoso y arcilla sobre galeras; ambos con gran presencia de concreciones calcáreas de tipo limoso. En la vertiente sur de la ladera del SERRAL, cultivamos los Xarel.los destinados a nuestro vino blanco Silencis. En la vertiente Oeste plantamos Monastrell. En las zonas más bajas de la orientación sur, BARBERA, volvemos a tener suelos muy profundos, parecidos a los que encontramos en la Plana. Siendo por tanto suelos de una gran reserva hídrica que equilibran las horas de sol de la orientación sur, poniendo de nuevo a la disposición de la planta el agua necesaria para mantener el frescor que tanto buscamos en nuestros vinos espumosos.